6 comentarios en “Foro No. 6

  1. Pensándolo bien la situación actual de Venezuela, en lo que se refiere a su estructura legal, da para aplicar el art. 350 de la Constitución de 1999:
    “El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos.”
    Podría parecer exagerado, pero realmente – inmediatamente después de perder el referéndum constitucional de 2007 – empezó la instrumentación de un proyecto de violaciones, continuas y discrecionales, de la Constitución de 1999; para adaptarla – a como de lugar – a la visión de estado que favoreciera la permanencia en el poder de Hugo Chavez y de sus seguidores … aunque el proyecto inicial no consideraba la posibilidad de la desaparición prematura de su promotor!!!
    La viabilidad del proyecto fue garantizada por los magistrados del tribunal supremo de justicia (el no uso de la mayúsculas es intencional) que – muy alegremente – olvidaron los principios constitucionales de un sistema democrático, aprendidos con largos periodos de estudio, y empezaron a dar muestra de una gran creatividad y capacidad interpretativa; por muestra un botón: Estela Morales, cuando todavía era presidenta del tsj, declaró que un sistema democrático no necesita división de poderes y que, mas bien, la concentración de poderes fortalece la democracia! (sic! sic! sic!) Botando por la borda toda la doctrina constitucional que se fue construyendo desde Solòn hasta nuestros días, pasando por Tocqueville y los “Hombres de Filadelfia”.
    Entonces, para ser breves, la situación actual es el resultado de una larga serie de violaciones – al estilo de la “Cándida Erendira y su Abuela Desalmada” – que necesariamente obliga a producir un desenlace – esto es – una SALIDA!
    Qué posibilidades tenemos de evitar el art. 350 – que puede implicar un desenlace fatal como el de cuento del GABO – y reconstruir el Estado de Derecho necesario para la recuperación de nuestro País?
    Necesitamos un punto de encuentro – para todos los venezolanos – donde (como decía Massimo Troisi – director y actor de “El Cartero”) se pueda “empezar desde 3” y no obligatoriamente “desde 0”!
    Ese punto de apoyo nos lo brinda la misma Constitución de 1999 en su artículo 347:
    “El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución.”
    Este articulo nos permite convocar una nueva Asamblea Nacional Constituyente para recuperar la misma constitución de 1999, brindando la posibilidad de renovar todos los poderes constituidos y cambiar los autores de las violaciones, abrogando los efectos de las violaciones mismas … quisieron transformar el estado y crear un nuevo ordenamiento jurídico violando la Constitución … es nuestro deber – como ciudadanos – recuperar la Constitución y restablecer el orden previsto en ella.

  2. Victor Alfonso Jimenez Ures

    Se dice fácil, pero un movimiento constituyentista representa un camino larguísimo no exento de numerosas dificultades. Por un lado, nos toparemos con la resistencia de quienes aferrados al poder harán todo lo que les sea posible para conservar el estatus quo que les garantiza riqueza y bienestar, aún en detrimento del venezolano de a pie. Por el otro, encontraremos factores oficialmente identificados con la oposición, cuyo comportamiento no dista mucho de los tristemente celebres judenrats, y que también harán lo suyo por evitar el avance del proceso constituyente.

    No obstante, a los factores antes señalados, (cogollos todos, grupúsculos aferrados al poder y al negocio que les significa hacer política) que no dudamos en declarar enemigos de la democracia, debemos sumar una tercera fuerza que estamos llamados a vencer forzosamente, si es que pretendemos alcanzar el éxito de la refundación republicana; y no se trata de un bando político, sino de algo mucho peor: El miedo a los fantasmas del pasado.

    En efecto, las sombras de la discriminación política, la segregación y la persecución legadas por la Lista Tascón dejaron una herida muy profunda en la sociedad venezolana, que ciertamente nunca ha sanado del todo. Lograr que se venza el miedo a quedar “fichados” por el #EstadoDelincuente es una de nuestras grandes metas, una labor titánica a la que debemos abocarnos con empeño y tesón.

    Tampoco podemos olvidar que la dolosa y sistemática destrucción del aparato productivo venezolano generó una dramática disminución de las fuentes de empleo, cuestión ésta que trajo consigo la dependencia cada vez más enraizada de muchos venezolanos a los empleos gubernamentales y a las denominadas “Misiones”. Por tanto, deberemos estar preparados para el chantaje de siempre, el mismo que se ha estado repetido por tantos años y que ahora, en medio de un país sumergido en la crisis económica, resonará ensordecedoramente: “Si cae la revolución, perderán sus empleos (y casas) y cesarán las ayudas”.

    No es fácil abordar estos temas, ciertamente, pero en modo alguno podemos ignorarlos volteando a otra parte y pretendiendo que no existen. Son justo estos aspectos, y otros de igual naturaleza, los que serán esgrimidos magistralmente por los enemigos de la democracia para intentar que nuestro país agache la cabeza y acepte con resignación el pesado yugo que la Dictadura carga sobre sus hombros.

    ¿Cómo lucharemos contra esto? ¿De qué forma abordaremos esos temas? Sin duda no resulta fácil, y es poco probable que como país podamos encontrar un discurso sincero y frontal (como tiene que ser) que niegue el riesgo real de que los personeros del gobierno utilicen nuestros datos para propósitos insanos.

    Sin embargo, aunque adormilada y entumecida por la crisis, las colas y el hampa, nuestra gente aún conserva valor y dignidad, mancillados ciertamente, pero aún presentes. Apelar a la gallardía de una sociedad que luego de liberarse a sí misma, libertó a buena parte de la América hispánica, debe ser nuestro norte ¡Y también nuestro Sur!

    Debemos, pues, hacer entender a nuestros paisanos que no se trata de una lucha partidista por el poder político, sino de una gesta liberadora que se emprende en nombre de todos los venezolanos para alcanzar la paz, el bienestar y el progreso que son tan necesarios para que nuestro país se convierta en un punto de referencia en el mundo entero.

    Nuestra tarea es enorme, pero no imposible, debemos alcanzar la unidad de todos los venezolanos bajo una sola bandera, la de Venezuela, de modo que la gente se una, sin distingos de raza, credo, ideología o condición social, y hombro a hombro, seamos capaces de imponernos a las cúpulas individualistas que secuestran nuestro bienestar, alcanzando de esa forma la ansiada y verdadera libertad.

    No es un sueño, no es imposible, juntos, apartando todo aquello que nos separa, y haciendo énfasis en las cosas que nos unen, seremos capaces de sacar lo mejor de nosotros, y de alcanzar La Mejor Venezuela.

  3. Maria Luz Morales

    Nuestro país día a día vive un desastre económico, político y social; por la implementación de un modelo de país anticonstitucional y antidemocrático como el mal llamado Socialismo del siglo XXI – Que no es más que una DICTADURA CASTRO COMUNISTA – que ha secuestrado todos los poderes públicos, viola constantemente la constitución y la soberanía, la corrupción galopante, el alto costo de la vida, han robado hasta la paz de los venezolanos por no saber si vamos o no a conseguir los productos que cubran nuestras necesidades mínimas o si vamos a amanecer con vida. Pedimos un cambio ya, pero no solo de un presidente, sino del modelo actual, al cual en el año 2007 dijimos NO y lo han venido instaurando al aprobar y tratar de aplicar leyes como la de las comunas, territorial, el decreto 058 y así tantos otros que poco a poco han venido a modificar nuestra natural y constitucional forma de vida democrática.
    Para combatir todo lo anteriormente señalado se ha planteado una propuesta nacional la llamada #lasalida, que toma como bandera la activación del poder originario que tiene el pueblo de convocar una ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE, aun no se ha podido unificar este criterio y solo se escuchan críticas tales como “que no es el momento”, “que no sirve”, sin dar otras soluciones y alternativas. Buena parte de nuestros políticos solo hablan de las parlamentarias del 2015 que a mi entender no soluciona la situación del país. Hablan y hablan que debe ser el pueblo movilizado mayoritariamente en la calle. Y me pregunto ¿dónde están esos dirigentes con el pueblo masivamente en la calle?, porque hablan por hablar, porque no plantear soluciones y alternativas viables y dejar de confundir al pueblo.
    Con La Asamblea Nacional Constituyente podemos trasformar el Estado, hacer un nuevo orden Jurídico y hacer una nueva constitución o fortalecer blindando la existente. De esta forma podemos cambiar el Modelo de Estado, que regrese el estado de Derecho, y de Inmediato cambiar todos los poderes.
    Nuestro País cada día lo venden más… hipotecandolo a otros gobiernos como China y Rusia……..entonces.!!!!!
    Tenemos que seguir escuchando dimes y diretes sin soluciones inmediatas que el pueblo implora. ¡Basta Ya!. Manos a la Obra, Si hay solución.
    La Constituyente es la salida, es el camino. es la trasformación del estado, para la mejor Venezuela que todos merecemos. Con todos los derechos para todos los venezolanos por igual, sin exclusión alguna. Donde todos tengamos igualdad de condiciones y oportunidades.
    Luchemos sin mezquindades, sin protagonismos, sin pretensiones personalistas como lo hizo Leopoldo López en las primarias del 2012 dándole el respaldo a Capriles. Venezuela necesita de cero egoísmos y de mucha gente solidaria.

  4. Hagamos un ejercicio silogístico

    La mayoría de los venezolanos queremos un cambio que eleve la calidad de vida, un cambio a mejores condiciones para los nuestros y para nosotros mismos.
    Venezuela está sumergida en una terrible crisis, crisis en lo sistemico, una crisis que ha hecho metástasis y que corroe todos los niveles de la sociedad venezolana.
    Por otra parte, cualquier vía para cambiar esta realidad, se enfrentará al poder corrompido aferrado al poder mismo, lo que dificultará a cualquier propuesta de cambio llegar a buen puerto.
    Por lo tanto, para lograr el cambio que quiere la mayoría de los venezolanos es necesario la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) ya que, a pesar de enfrentarse a las mismas dificultades de cualquier otra opción constitucional de cambio, ofrece mayores posibilidades de erradicar de raíz los males que nos agobian.

  5. Lino Rivero

    Si bien es cierto que la experiencia en Constituyente no es mucha.. es claro que a servido para hacer un brusco viraje al barco llamado Venezuela, que como una embarcación con un capitán lleno de Ego y capricho hizo de la CONSTITUYENTE un lienzo en blanco y como guante a la medida puso sus pinceladas.. Con el devenir del tiempo el trabajo del constituyente fue como una fiesta a campo abierto en un día lluvioso. Hoy cuando se intenta retomar el rumbo de la nave, con un nuevo capitán y una tripulación con visión de futuro y comprometida con un país, surge la duda.. Sera el momento?. No sera un arma de doble filo? la respuesta es sencilla. LA PARTICIPACIÓN DE TODOS AQUELLOS QUE HOY QUEREMOS VIENTOS DE CAMBIOS, que las colas para comprar una harina Shampu café azúcar, no sean el pan nuestro de cada día. Es necesario hacer todo lo que este dentro del marco legal para hacer los cambios que nos garanticen un país de progreso y no uno endeudado. No merecemos seguir siendo la caja chica de otros países.
    Seguir criticando y acusando a Estados Unidos de terrorismo golpistas y otros sustantivos peyorativos, sin embargo siguen vendiéndole petroleo.. enemigos políticos pero aliados económicos…
    La Constituyente es la única herramienta que nos permitirá llegar a puerto seguro….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *